Menu

Clave, implementar estrategias con visión de 360° en seguridad masiva: @ASIS

*Rosa María Salas Ascención

*  Más del 90% de los mexicanos va a un evento masivo al año, según datos oficiales, por lo que el análisis de riesgos y prevención de parte de los empresarios son fundamentales, coinciden expertos en desayuno mensual de esa asociación.

La seguridad en eventos masivos ha evolucionado en México, y pese a que el país es una de las sedes más importantes y reconocidas a nivel mundial por su organización de grandes espectáculos, aún falta implementar estrategias y medidas de prevención en escenarios clave.

Sobre esta base se realizó la reunión mensual de ASIS Capítulo México con el tema “Seguridad en eventos masivos, una visión 360°”, en donde se dieron cita Carlos Seoane Noroña, socio consultor de Seoane Consulting Group Risk y Crisis Management; Víctor Vergara, director de Seguridad del Abierto Mexicano de Tenis de Acapulco; y Manuel Alonso, director de Seguridad de Ocesa.

En su participación, Carlos Seoane Noroña hizo una retrospectiva de cómo ha evolucionado la organización de eventos masivos en territorio mexicano, desde la década de los 70 hasta nuestros días, así como el papel que desempeñan las masas, el control que los organizadores han ejercido en ellas y las sedes en que se han presentado los diferentes espectáculos masivos.

“Las masas pueden ser gentiles y cooperativas, pero también una fuerza destructiva, avasalladora e implacable, si no es guiada adecuadamente…se ha aprendido cómo vender boletos, pero no cómo hacer seguridad”, afirmó.

Un evento masivo, explicó, puede salirse de control para los organizadores si no cumple con los siguientes factores: la oferta anunciada; abrir puertas a destiempo; falta de información; mala coordinación; venta o distribución de alcohol en exceso; falta de planeación; y descontento de la gente por un hecho en específico.

Al respecto, Víctor Vergara indicó que hacer un espectáculo masivo en un escenario que no fue estudiado previamente y sin un análisis de riesgos es uno de los detonantes para que el evento no sólo fracase, sino que se vuelva de alto riesgo.

En ese sentido, señaló que la falta de una logística eficiente, la incapacidad de movilidad, riñas internas, adecuaciones estructurales de último momento, artículos peligrosos como drones no autorizados, reventa de boletaje e incluso extorsiones a empresarios, son puntos que —cuando no se tiene el control y la experiencia en organización— afectan a la calidad del evento.

“¿Qué tecnología vamos a implementar para reducir los riesgos? Se necesita también mayor cruce de información, qué está sucediendo, cómo está sucediendo. Hay que tener capacidad de administrar al personal, mayor supervisión e integración interna”, expresó.

Mientras que Miguel Alonso reveló que más del 90% de los mexicanos va a un evento masivo al año, según datos de 2016. Por lo que consideró que no es permisible la improvisación en este tipo de eventos.

Los principales puntos a considerar, enlistó, son: condiciones estructurales del inmueble; crimen organizado; robo de celulares/asalto a transeúntes; tormentas eléctricas; incendios; sismos; estampidas, entre otros. Ocesa está catalogado como el inmueble al que más se asiste a nivel mundial, ya que ocupa el quinto peldaño.






Comments are Closed