Menu

Es clave seguridad para acelerar crecimiento en e-commerce

Las organizaciones deben anticipar y gestionar el riesgo dentro de sus procesos de transformación digital: Aon México.

En el informe de Aon “Cyber Security Report 2019: What’s Now and What’s Next, se advierte que a medida que las empresas continúan utilizando la tecnología para agilizar la transferencia de información y la compra y venta de productos y servicios en línea, surgen oportunidades que generan también un conjunto de riesgos radicalmente diferente, que las organizaciones deben anticipar y gestionar dentro de sus procesos de transformación digital.

Actualmente, México ocupa el 1er lugar en comercio electrónico y banca móvil en Latinoamérica, lo que presenta un panorama amplio en posibilidades en temas de innovación, pero también un gran potencial de riesgos para las empresas y los usuarios.

La infraestructura del Internet en un inicio era, hasta cierto punto, limitada; lo que permitía a las empresas tener mayor control sobre la seguridad de información de sus clientes. Comprar un boleto de avión en línea o descargar música desde la red, eran actividades comunes para los internautas que entonces representaban menos del 20% de la población.

De acuerdo con Giselle Wong, subdirectora de Reaseguro en Aon México, en un mundo que está permanentemente interconectado, contar con información que permita responder ante cualquier amenaza, es la clave para garantizar la rentabilidad y supervivencia de las empresas.

La red ahora cuenta con un aproximado de 4 mil 388 millones de usuarios, es decir, poco más de la mitad de la población mundial, por lo que el tráfico de información es constante y las situaciones de riesgo van en aumento. La directiva de Aon, destacó: “Hoy la nube es utilizada por 7 de cada 10 empresas, y solo en la Ciudad de México existen 19 millones de ataques cibernéticos al día, lo que representa un riesgo latente para la estabilidad y rentabilidad de cualquier organización, sin importar si es una gran transnacional, una pyme o un startup”.

Con frecuencia, ante estas amenazas, las organizaciones se ven obligadas a interrumpir sus operaciones, lo que puede derivar en pérdida de ganancias, contratos; daños reputacionales y sanciones legales.

Con base en la regulación, las empresas están obligadas a reportar cualquier incidencia o riesgo potencial ante instancias como el IFAI y el INAI, que son los órganos responsables de vigilar las normas en cuanto al resguardo de información. Según la consultora, las multas por temas concernientes a la pérdida de información van desde los 5 a los 50 millones de dólares, a los que se suman los recursos invertidos en el proceso de investigación.

“A través de la interpretación de datos, en Aon dotamos a nuestros clientes de herramientas para responder a un posible ataque cibernético de forma oportuna, lo que puede hacer la diferencia para la rentabilidad y la permanencia de las empresas”, remarcó Giselle Wong.






Comments are Closed