Menu

Demanda México mayor gestión en seguridad masiva

Alas

Rosa María Salas Ascención

La mejor tecnología para seguridad masiva es la que brinda tranquilidad y la que el personal puede operar, destacan especialistas en desayuno de @ALAS.

En México no existe una verdadera gestión en materia de seguridad para prever desastres en eventos masivos, bajo un estricto control y diseño. Por lo que aquellas empresas que apuesten por la inversión en sistemas tecnológicos deben seleccionar un producto que proporcione, más que un control, la tranquilidad para todos los actores involucrados, incluido el público asistente.

Sobre esa base se llevó a cabo la conferencia mensual de ALAS (Asociación Latinoamericana de Seguridad), en su capítulo México, que en este mes estrenó un nuevo formato de entrevista. El tema fue Tecnologías de seguridad para lugares masivos y se contó con la participación de Jorge Acatitla, y Gerardo De Lago, expertos en la materia y quienes brindaron las mejores prácticas de cómo planear y administrar la seguridad en recintos masivos mediante sistemas electrónicos.

En su participación, Gerardo de Lago, director de la consultoría Pretorian Security Services, resaltó que a nivel nacional existe una deficiencia en protección civil para actuar de manera rápida y eficiente ante siniestros que ocurren en lugares concurridos. Frente esto, destacó la importancia de contar con sistemas de detección de humo.

Tanto en recintos improvisados como en establecidos “cuando inviertes en tecnología no compras control, sino tranquilidad. Puedes planear flujos de gente, ver el alcance, la claridad y la posibilidad de interacción entre los grupos. La producción, el control de asistentes y todo el perímetro del lugar deben estar alienados a través del alcance de los radios”, explicó Gerardo de Lago.

En este mismo punto coincidió Jorge Acatitla Anguiano, director de Seguridad en Televisa, quien indicó que otro de los retos para salvaguardar el orden en cualquier tipo de recinto es buscar más elementos portátiles y móviles. Un desafío clave es implementar las medidas de protección desde cero en un lugar rentado, y “hay que pensar en servicios administrados, si te rentan el recinto y los servicios, y si no cumplen no les pagas”, señaló.

En la dinámica de la entrevista se puso de relieve dos tipos de tecnología para protegerse de manera masiva: la indispensable y la que es de apoyo. En la primera, Gerardo de Lago ubicó a la comunicación como un elemento decisivo en las estrategias de la empresa a través de sistemas confiables; mientras que en la segunda, enlistó a las soluciones para detección de humo y las herramientas de señalización. Ambos, factores mínimos previos para la organización de cualquier concierto, lanzamiento de producto o servicio, etc.

En cuanto a los sistemas de protección contra incendios, Gerardo de Lago aseguró que éstos hacen la diferencia en cualquier desastre, por lo que deben alertar y detectar el punto específico donde ocurre el accidente.

Jorge Acatitla complementó que la tecnología de seguridad también debe hacer un buen control de los accesos y arrojar estadísticas del perfil asistente, así como proporcionar un mayor involucramiento del recurso humano. De esta manera, se pueden establecer centros de mando que verifiquen que la instalación no sobrepase la capacidad para la que fue creada.

De Lago añadió que un buen método de protección debe ser preventivo a fin de evitar la emergencia. “La mejor tecnología puede ser inútil, si no está bien operada. La tecnología no es completamente automática… puedes gastar 4 millones de dólares en tecnología, pero si la opera alguien que no sabe” no tiene sentido. Además los sistemas deben estar complementados con la regla social y cumplirse, afirmó.

Finalmente, en la entrevista también se mencionaron tecnologías como los drones o sistemas aéreos no tripulados para procurar la vida de los individuos y las instalaciones en eventos colectivos. “Los eventos masivos tienen un riesgo muy bajo en México. El riesgo más alto son las estampidas que puedan generarse”, concluyó Jorge Acatitla.






Comments are Closed

Empresas de seguridad

Seguridad privada