Menu

Prolifera en México “blindaje basura”

* Fabricantes expertos alertan al consumidor ante oferta de productos etiquetados como “blindado”.

*Artículos de dudosa calidad y seguridad ponen en riesgo vidas de los usuarios

En México ha proliferado una nueva modalidad de engaño en la venta de productos que se supone son de alta seguridad como el blindaje en todos sus rubros, pues se ofrecen vehículos, prendas, inmuebles o cristales que no cumplen con los requisitos mínimos de resistencia balística y/o las “empresas” fabricantes o comercializadoras no cuentan con los permisos oficiales expedidos por las autoridades correspondientes. Hoy se dice que existen aproximadamente 6 mil compañías en todas sus modalidades de seguridad privada que trabajan de esta manera.

A decir de Gabriel Hernández Baca, presidente de la Comisión Ejecutiva del Consejo Nacional de la Industria del Blindaje (CNIB), organismo de empresas privadas que ostenta más del 50% de participación del mercado interno, muchos usuarios se acercan a compañías bien establecidas luego de que en algún momento se enfrentaron a situaciones de vulnerabilidad y sus productos “blindados” simplemente fallaron.

“Los usuarios que buscan mantener al día tanto sus vehículos y chalecos blindados así como los conceptos blindados (ventanas, puertas, esclusas) que tienen instalado en sus casas, oficinas, tiendas, joyerías, etc., se llevan muchas sorpresas: aceros no balísticos empleados en automotores, fibras caducas en chalecos o simples micas en vidrios, etc. Aunado a ello, cuando se busca la reclamación, la empresa no cuenta con ningún permiso y menos con alguna certificación de calidad o de seguridad”, refiere el titular del CNIB.

Daniel Portugal, tesorero y presidente de la Comisión de Fabricantes de Vidrios Blindados del CNIB, refiere que lastimosamente muchos vivales han aprovechado la situación de inseguridad que vive nuestro país para ofrecer “productos milagro” en materia de blindaje automotriz, corporal, arquitectónico o táctico. “Estos artículos lo único que sí aseguran es que fallarán en una situación de ataque, pues no poseen el mínimo porcentaje de resistencia balística. Además de dinero, el usuario puede perder la vida ante un ataque de la delincuencia que sí está bien armada”, añade el directivo.

Al respecto, el Consejo Nacional de la Industria del Blindaje (CNIB) recomienda solicitar a la empresa blindadora, al momento de la compra:

  • Permiso federal (para que a su vez entregue permiso de blindaje adquirido).

*Las empresas de blindaje que cuentan con permiso o autorización para el ámbito territorial federal, pueden expedir hologramas, es por ello que no es necesario solicitar el permiso estatal, ya que aunque lo tengan no pueden expedir Cartas de Autentificación del Blindaje con el holograma.

  • Acta Constitutiva y alta ante el SAT, además que expida factura del blindaje.
  • Certificación de materiales balísticos (vidrio blindado, acero, kevlar, etc.).
  • Visita a la fábrica de blindaje para cerciorarse que esté bien establecida.
  • Holograma junto con constancia de autentificación de blindaje al momento de recibir la unidad blindada.

Cabe mencionar que dentro del CNIB, varias empresas asociadas cuentan con exhibición de sistemas de gestión de calidad en materiales de blindaje (ISO 9001:2015) y en blindaje transparente (vidrio blindado), el registro DOT el cual se le da un gran valor agregado.

  • En blindaje corporal:
  • Seguro de responsabilidad civil.
  • Certificados expedidos por órganos internacionales.
  • Información sobre los cuidados especiales para el producto.

 

  • En blindaje arquitectónico
  • Certificados expedidos por laboratorios nacionales o internacionales de prestigio, lo cual avale el desempeño de los materiales balísticos.
  • De preferencia, consultar a firmas expertas como las agrupadas en el CNIB.

“No se deje engañar. Las películas blindadas o balísticas NO existen. Revise el proceso del blindaje de su producto para evitar que se cambien materiales. Los blindajes perimetrales o parciales arriesgan su vida. Al momento de adquirir un producto blindado, no se deje llevar por lo más barato, ya que existen estándares de precio”, firma Daniel Portugal.

No todas las empresas de blindaje que se publicitan cuentan con el permiso ante la Dirección General de Seguridad Privada  (DGSP) de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC)”, coinciden Gabriel Hernández y Daniel Portugal.

Para cerrar, los directivos mencionan que según datos de la DGSP, existen empresas facultadas y con registro, para la fabricación y comercialización en las divisiones:

  • Blindaje automotriz / 56
  • Blindaje corporal / 13
  • Vidrios blindados / 4
  • Blindaje arquitectónico / 6
  • Blindaje Táctico / 8






Comments are Closed