Menu

Se recrudece la crisis en Venezuela

Colombia acoge el mayor número de refugiados e inmigrantes de Venezuela, con más de 1.1 millones.

 * Carmen Chamorro García

Madrid, España

El cierre de fronteras de Venezuela con Colombia y Brasil, impidiendo el acceso de la ayuda humanitaria y quemándose convoyes con productos de primera necesidad, se ha convertido en hostil escenario de enfrentamientos entre los defensores del presidente autoproclamado, Juan Guaidó y los oficialistas de Nicolás Maduro, por lo que ni fuerzas opositoras ni el gobierno norteamericano descartan cualquier opción.

Según se desprende de un comunicado —que ha trascendido a la prensa internacional, lanzado por la diplomacia de Donald Trump en la capital española recientemente— Estados Unidos condena enérgicamente el uso de la fuerza por militares venezolanos contra civiles no armados y voluntarios inocentes en la frontera de Venezuela con Brasil, sin descartar ninguna opción.

Según la misma misiva, las fuerzas militares habrían asesinado a dos miembros de comunidades indígenas (que se sepa con certeza, dado que la oposición en España, eleva la cifra a 14 muertos y 42 heridos, si bien, las cifras bailan constantemente), resultando afectadas de gravedad muchas otras personas que intentaban mantener abiertas la fronteras para el paso de la asistencia humanitaria.

El Presidente interino, Juan Guaidó, ha solicitado asistencia humanitaria inmediata a la comunidad internacional para el pueblo de su país, mientras que el régimen de Maduro ha dado órdenes de que se cierren las fronteras y se reprima a quienes intenten ingresar asistencia al país, expulsando a la diplomacia colombiana destacada en el país caribeño.

El citado comunicado reza que las gravísimas violaciones de derechos humanos perpetradas por Maduro y quienes actúan bajo sus órdenes no quedarán impunes.

Estados Unidos ha instado categóricamente a las fuerzas militares venezolanas a cumplir su deber constitucional de proteger a los ciudadanos de Venezuela. Los militares venezolanos deben permitir que la asistencia humanitaria ingrese de forma pacífica al país.

El número de refugiados e inmigrantes de Venezuela en todo el mundo se sitúa ahora mismo en 3,4 millones, según acaba de informar ACNUR, agencia de la ONU para Refugiados y OIM.

Según datos de las autoridades nacionales de migración y de otras fuentes no citadas por ACNUR, los países de América Latina y el Caribe acogen de manera estimada a unos 2,7 millones de venezolanos, mientras que el resto se halla acogido en otras regiones. En 2018 abandonaron Venezuela cada día unas 5 mil personas por término medio, en busca de protección o de una vida mejor.

En este sentido, Colombia acoge el mayor número de refugiados e inmigrantes de Venezuela, con más de 1,1 millones. Le sigue Perú, con 506 mil; Chile, con 288 mil; Ecuador, con 221 mil; Argentina, con 130 mil; y Brasil con 96 mil. México y otros países de Centroamérica y el Caribe acogen también por su parte a una cantidad significativa de refugiados e inmigrantes de Venezuela.

“Los países de la región han mostrado una solidaridad tremenda con los refugiados e inmigrantes de Venezuela, e implementado soluciones capaces para ayudar. Sin embargo, estas cifras ponen de relieve la tensión sobre las comunidades de acogida y la continua necesidad de apoyo por parte de la comunidad internacional, en un momento en el que la atención mundial está sobre en los acontecimientos políticos en Venezuela”, dijo Eduardo Stein, Representante Especial  Conjunto de ACNUR-OIM para los refugiados e inmigrantes venezolanos.

Los países latinoamericanos han concedido 1,3 millones de permisos de residencia y otras fórmulas para regularizar el estatus a ciudadanos venezolanos, al tiempo que han reforzado sus sistemas de asilo para poder procesar un número sin precedentes de solicitudes.  Desde 2014, se han presentado más de 390 mil solicitudes de asilo de venezolanos, más de 232 mil sólo en 2018.

Ante un número creciente, las necesidades de refugiados e inmigrantes procedentes de Venezuela y de las comunidades de acogida continúan al alza.

Los gobiernos de la región han fortalecido su respuesta nacional y están cooperando, a través del proceso de Quito, para mejorar la asistencia y protección de los ciudadanos venezolanos y facilitar su inclusión legal, social y económica. La siguiente reunión de este proceso regional se llevará a cabo en Quito durante la primera semana de abril.

Para complementar estos esfuerzos, en diciembre se lanzó un Plan Regional de Respuesta para Refugiados e Inmigrantes (RMRP por sus siglas en inglés), dirigido a 2,2 millones de venezolanos y a 500.000 personas de comunidades de acogida en 16 países.

La autora es:

  • Directiva del CIP/ACPE y miembro de ADESyD.
  • Corresponsal española de América Latina y Oriente Medio.
  • Member Journalist Digital Nertwork.
  • The Canadian Association of Journalist (CAJ).
  • Diplomada en SEI (Sociedad de Estudios Internacionales).
  • Experta en temas de seguridad, defensa y terrorismo global.





Comments are Closed

Empresas de seguridad

Seguridad privada